La importancia de María en la oración

Te preguntarás seguramente: ¿Por qué hay tanta devoción por
 
la Virgen en sus diferentes advocaciones? Son cientos de miles
 
las vivencias personales relacionadas al actuar de María en la
 
vida de las personas, y me quedo corta. Es más, creo que la 
 
mayoría de la gente ha tenido alguna experiencia en su vida 
 
relacionada con nuestra Madre. En lo personal, María me ha
 
acompañado desde muy pequeña y nunca he dudado de su 
 
bondad.
 
 
No es que María sea la única intercesora ante Dios, ni que 
 
siempre cumpla con nuestros pedidos, ya que ella sabe que es
 
y no es conveniente para nosotros y para los demás que nos rodean.
 
Nuestras oraciones no deben ser meros caprichos y debes saber
 
que siempre, pase lo que pase, ella nos va guiando por sus 
 
caminos, que son y forman parte del plan de Dios para cada
 
uno de nosotros.
 
Cuando te hablo de oración, no me refiero solo a pedir, sino
 
también a agradecer y venerar.
 
Cuando un amigo te agradece un favor, tenemos una necesidad
innata de hacerle otro favor. Así también espera María que le
 
agradezcamos todo lo que nos da.
 
Comúnmente te quejás de todo lo que te falta y de los problemas
que te aparezcan,  pero si empiezas por agradecer lo que tienes,
 
veras multiplicado todas sus gracias.
 
Por eso no te olvides de María en tu oración:
 
-Ya que ella necesita que le pidas.
 
-También te sonríe si le agradeces.
 
-Es tu Madre y nunca te abandonará.
 
-Sabe lo que es mejor para ti .
 
-Intercede ante su hijo y ante el Padre.
 
-Es amorosa y está en todos los detalles.
 
-Te conoce como sólo Dios lo hace.
 
-Sufre cuando te alejas de ella y de Dios.
 
-Quiere consolarte.
 
-Te ama aún con tus defectos.
 
-Te va guiando por el camino de la vida.
 
-Quiere tu salvación y la de toda la humanidad.
 Es tu compañera de viaje en este mundo.
 
 
María te colme de bendiciones y te acerque a ella cada día más
 
                                                                                                                      Cecilia Soto